jueves, marzo 19, 2009

Perra


Estoy segura de que a todas las esclavas nuestro Amo nos ha calificado, más de una vez, como perras, y también estoy convencida de que han sido frecuentes las ocasiones en que se nos ha ordenado ejercer el papel de esos animales, bien desplazándonos a cuatro patas, permaneciendo dócilmente a su lado o siendo conducidas mediante el uso de una correa enganchada a nuestro collar. Incluso, aunque no ha sido mi caso porque mi Amo nunca me lo ha ordenado, sé de esclavas a las que se les ha ordenado comer comida para perros.
Considero normal que mi Amo me llame perra y me adiestre para serlo cada vez mejor y con mayor dedicación y en ese sentido me siento orgullosa de ser la perra de mi Señor, comportarme y ser tratada como tal porque representa un estado muy importante de sumisión y una forma evidente de ser humillada y puesta en un lugar inferior al que corresponde al ser humano más inferior.
Sin embargo, al ser adiestrada como una perra (lo mismo vale para la palabra cerda u otras similares) se me plantean algunas dudas. ¿Está tratando mi Amo de deshumanizarme? ¿de convertirme en un animal?
He leído en muchos sitios, sobre todo en la literatura americana y alemana, que uno de los principales objetivos de un Amo debe ser convertir a su esclava en un ser inferior, incluso a los ojos de todo el mundo, y para ello el mejor método es hacer de ella un animal, lo que la situaría en un plano inferior al de cualquier ser humano. No discuto si eso es bueno o es malo, si es correcto a no porque cada uno tendrá su opinión, pero en el caso de que eso fuera así, de que mi Amo o el tuyo pretendiera deshumanizarnos, ¿seríamos capaces de asumirlo mentalmente, de llegar al convencimiento mental de que somos inferiores a un humano, de que somos perras?
Sé que existen técnicas de deshumanización y que se han empleado en algunas ocasiones, técnicas que han reemplazado a los antiguos lavados de cerebro pero no sé si yo como esclava o cualquier otra esclava llegaría a considerarse al mismo nivel que una perra, que una cerda o que cualquier otro animal al que, con frecuencia, se nos asocia.

5 Comments:

Blogger monah{Rk} said...

Sinceramente, silvia{T}, por mucho que camine a cuatro patas, conducida por una correa enganchada a mi collar, por mucho que me llame perra y beba agua de mi cuenco (todas esas cosas las hago frecuentemente, como muchos esclavos más), te puedo asegurar que jamás me sentiré al mismo nivel que un animal de compañía, porque no lo soy, soy una persona y no me entra en la cabeza que alguien pueda sentirse, realmente, en el sentido más literal, un perro...
Creo que también influye que la intención de mi Dueño no es esa, sino la de humillarme y rebajarme, pero sólo hasta cierto punto que Él considera de sentido común...

Pero como siempre, que cada cual haga lo que mejor le parezca ;)

Un besazo niña

03:37  
Blogger monah{Rk} said...

Por cierto, mándame un mail para leer mi otro blog... estoy segura de que tenía tu dirección, pero no sé dónde... ;)

03:39  
Blogger perra said...

No creo que las personas Dominantes traten de deshumanizarnos pero sí de rebajarnos y humillarnos y hacer que nos comportemos como perr@s lo consigue. Besos

15:09  
Blogger jjadde, seda negra de Gor said...

el dogtraining es una practica comun en el bdsm, y en mi caso muy, muy placentera...y en el mejor sentido de la palabra es un orgullo el ser "la perra de mi Amo".....

la mas obediente, la mas guarra, pero ni El ni yo olvidamos que soy una persona, una mujer, deliciosa y obediente, aun dispuesra a elvilecerse...pero mujer, apreciada, domada...educada para ser "mascota"....

Me encanta que pongas estos temas...

un beso desde Gor , silvia{T}

00:13  
Blogger schomberg said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

12:44  

Publicar un comentario

<< Home