domingo, junio 08, 2008

¿Y dónde estoy yo?


Pues ni yo misma lo sé muy bien.
Llevo dos años y medio como perra de mi Amo y en el transcurso de ese tiempo he pasado de principiante a novicia, de novicia a sumisa y de sumisa a esclava. Me falta únicamente un escalón para llegar a lo más alto y comprometido, un escálón del que a veces creo estar muy cerca mientras que en otras ocasiones me parece algo inalcanzable.
Por un lado, he tenido y aún tengo limitaciónes: convivo con gente que no sabe lo que soy y delante de la cual no me puedo comportar libremente; tengo un trabajo durante el cual no puedo realizar determinadas pruebas ni mostrar ciertas actitudes; vivo usualmente con mi familia ante la que debo fingir llevar una vida en la que no existe el BDSM y, sobre todo, mi Amo y su esclava están separados habitualmente por una considerable distancia. Todas estas circunstancias son las que me hacen pensar en ese último escalón como un objetivo inalcanzable.
Pero por otro lado, me siento orgullosa de poder decir que soy esclava de mi Amo las veinticuatro horas del día, todos los días del año. Es verdad que mi Amo no quiere interferir en mi trabajo y no hace nada que pueda perturbar mi relación laboral, pero no existe ningún impedimento para que pueda ordenarme lo que desee, tanto en cometidos que deba realizar como en la apariencia que debo llevar.
También es verdad que nunca ha hecho nada que pudiera poner al descubierto mi condición de esclava ante mi familia pero no por ello dejo de cumplir todas las órdenes que quiere darme cuando estoy en mi casa y mucho más cuando me encuentro con mis amigos.
Aparte de eso tengo un horario que debo cumplir sin excusas desde por la mañana hasta por la noche, de tal forma que a cada franja horaria le corresponde un cometido que no estoy autorizada a eludir. Durante las veinticuatro horas del día estoy haciendo lo que me ha ordenado mi Señor y carezco de la libertad necesaria para hacer algo distinto a menos que obtenga su permiso. Ello hace que el control que ejerce mi Amo sobre su esclava sea total y permanente y le permite saber lo que estoy haciendo en cada instante de cada día.
Como esclava total y absoluta que deseo ser he renunciado a cualquier límite que coarte el dominio de mi Dueño sobre su propiedad y para que no haya dudas de mi condición de objeto sometido a un Dueño, llevo la marca de mi Amo sobre mi piel de manera permanente, esa marca que me señala ante todos como propiedad suya y que tengo obligación de mostrar siempre que sea requerida para ello. Asimismo y también de forma permanente, luzco mi collar de perra como muestra de mi sometimiento y de mi pertenencia a un Dueño y en mi piel exhibo mi condición de zorra al servicio de mi Amo. Siempre llevo la ropa que él escoge, tanto exterior como interior o no llevo ninguna si ese es su deseo. Recibo sus órdenes en cualquier momento del día y las cumplo a rajatabla y sin osar discutir nada, de todo lo que se deduce que dispone de mi tiempo, de mi cuerpo y de mi mente sin tener que darme, a cambio, ninguna explicación.
Desde ese punto de vista se puede considerar que soy una esclava total, tal como se estipula en mi contrato, y que estoy muy cerca de ese último estadio al que ya debería haber llegado. Lo que me pregunto es si será posible conseguirlo.

6 Comments:

Blogger Tarha said...

Avanzar hacia un objetivo,profundizar en una meta suele tener un precio.Cuando entramos en un nuevo mundo no solemos plantearnos que habremos de pagar para poder gozar plenamente de los bienes que ofrece,pero lo cierto es que cada camino tiene su peaje,obtenemos algo pero perdemos algo.
Por eso mas importante que preguntarse el donde es el como,porque si se esta bien,a gusto,poco importa el lugar
Tarha.

02:49  
Blogger lilaNegra{AMANDA} said...

Como siempre impresionada despues de leer. En ocasiones solo leo y callo, no quiero perturbar sentimientos tan intimos. Leo y me llevo parte de Uds. para pensar y reflexionar, para aprender de su expaeriencia.
Gracias
Mis respetos a ambos
Besos

07:18  
Blogger jade{LB} said...

Lo principal no es el destino... sino el camino recorrido para llegar a Él, y sobre todo, vivirlo, sentirlo, disfrutarlo y siempre... crecer, tanto a nivel de sumisión como a nivel personal :)

Un beso y enhorabuena por esa evolución en tu vida.

12:23  
Blogger sumisa ALquimia{ } said...

Impresionante, como dice lila.

Eres admirable, silvia

un besito y suerte

ALquimia

12:08  
Blogger el hombre de la baraja de la derrota said...

estoy encantado con tu espacio me gusta mucho todo lo que lei aqui
y ademas me puso a mil
me encantaria tener una esclava como tu para saciar mi sed de sexo

mis saludos y besos

te invito a conocer mi blog

17:10  
Blogger el hombre de la baraja de la derrota said...

sabes la verdad me gustaria ser tu amo en sentido virtual si es que eso es posible
entiendo si tu amo no te lo permite y estare de acuerdo si es asi
perdon si he incomodado
saludos

23:12  

Publicar un comentario

<< Home