miércoles, junio 04, 2008

Esclava full time...o no


Se dice que cada persona es un mundo y eso aplicado al BDSM se traduce porque cada esclava es diferente a cualquier otra y cada relación es distinta y aún contrapuesta a las demás.
Existe aquella esclava para la que todo esto del BDSM no es más que un juego, no en el sentido de que se tome la relación a broma, sino en el de que su único objetivo es tener más o menos sesiones periódicas en las que se ejecuten una serie de actividades que sirven, bien como juego o diversión o bien para satisfacer ese sentimiento de sumisión o tal vez ese pequeño masoquismo que no necesita de grandes pruebas para ser saciado. Fuera de esas sesiones, la esclava, por llamarla de alguna forma, lleva una vida totalmente normal, en el sentido de no precisar de un Amo, gozando por ello de libertad.
Le sigue la esclava que sí se somete a un Amo pero sólo durante determinadas horas del día o determinados días de la semana. Durante ese tiempo, que puede ser tanto en sesiones como fuera de ellas, la esclava obedece a su Amo, si bien ha establecido una serie de límites que la liberan de ciertos cometidos. Fuera de las horas establecidas, la esclava no tiene obligaciones con su Amo.
Avanzando en esta especie de escalafón de esclavitud, se halla aquella esclava que lo es durante todo el tiempo aunque ha negociado antes limitaciones tanto en los horarios como en las actividades. Está al servicio de su Amo salvo en los momentos en que se ha pactado estar fuera de la relación.
Finalmente, está la esclava total. La que se encuentra sometida las veinticuatro horas del día, careciendo, al mismo tiempo, de límites, pues aunque existan algunas limitaciones no es por haberlas impuesto en una negociación, sino porque su Amo ha condescendido en no hacerlo. Naturalmente, hay grados intermedios dentro de este último estadio, el máximo al que, según mi opinión, se puede llegar dentro de una relación BDSM. Aquel en el que la esclava y su Amo conviven juntos las veinticuatro horas del día, manteniendo una relación de dominacion y sumisión durante todo el tiempo, aunque haya periodos en los que la relación entre ellos sea totalmente "normal".
Sería curioso que cada esclavo/a meditase a qué categoría pertenece y hasta dónde le gustaría llegar.

2 Comments:

Blogger monah{Rk} said...

A ver, voy a ordenarlo...

1. púramente juego
2. sumisa
3. esclava con concesiones
4. esclava 24/7

Vale, bueno, pues te diré que nuestra relación empezó en el 1, jugábamos ambos, pero duró muy poco porque no nos saisfacía demasiado, así que pasé al 2, sumisa con límites, cierta libertad, y pudiendo hacer lo que me diese la real gana la mayor parte del tiempo :P, etc... pero no estaba yo muy a gusto, así que pasamos al 4, estado en el que nos encontramos ahora... mi condición tiene los matices que Él quiera dar, pero te diré que lo que nos diferencia de lo que se puede llamar una relación D/s estándar o "de manual", es que mi Dueño no tiene interés ninguno en seguir ningún tipo de norma o protocolo establecido... así pues, cada relación es un mundo ;)

Besos niña

20:02  
Blogger Tarha said...

Dicen que la virtud se halla en el punto justo,ni mucho ni poco.En el mundo BDSM,este punto justo,se halla no donde queremos llegar,sino donde las cirscustancias de cada individuo permite que se alcance en la relacion.Sin duda el ideal es la sumision total,25/7,pero es este un modelo muy dificil de alcanzar.Tiempo,confianza,preparacion,y posibilidades reales de vivirlo.Y por encima de todo que sea el modelo elegido y deseado por ambos.
Tarha.

00:45  

Publicar un comentario

<< Home