domingo, mayo 25, 2008

Límites de la esclava


De todos es bien sabido que cuando se inicia una relación de BDSM, el Amo y la esclava se reúnen para pactar los términos de la misma. En la mayoría de los casos se acuerda firmar un contrato que si bien no tiene ninguna validez jurídica, sí vincula a ambas partes desde un punto de vista personal o ético. Y todo el mundo sabe que en ese contrato se plasman las condiciones en las que se va a desarrollar la relación y los derechos y deberes de ambas partes, aunque tal vez fuera mejor decir los derechos del Amo y los deberes de la esclava.
Una de las cláusulas importantes de ese contrato son las que estipulan los límites que la esclava pone a la que va a ser relación con su Amo, los momentos en los que va a estar disponible, las prácticas que acepta y las que no acepta, las palabras de salvaguarda y los demás requisitos de lo que será la relación en el futuro.
Naturalmente, yo también pacté con mi Amo las condiciones de nuestra relación, pero si se mira bien nuestro contrato y si recuerdo los momentos en que tomamos los acuerdos debo decir que verdaderamente no tengo límites que poner a mi condición de esclava. Es verdad que hay prácticas que no realizamos, como el scat, la zoofilia, los cortes y alguna otra pero no es porque esta esclava los haya limitado, sino porque ni a mi Amo ni a mí nos gustan y no los haríamos de ninguna forma, aunque si mi Amo se empeñase no podría impedirlo.
Llegados a este punto debo decir que no creo en los límites y que pienso que una esclava no los debe tener con su Amo. Naturalmente, hablo de una relación en la que la confianza mutua preside todos los actos y si en el post anterior todo el mundo estaba de acuerdo de que el Amo debía autolimitarse no veo qué necesidad hay de que la esclava imponga restricciones. Una esclava es eso, una esclava, sin derechos y sin privilegios y, por supuesto, sin derecho a vetar. Una esclava debe confiar en su Amo para saber que no va a hacer nada que le perjudique física o mentalmente y si de vez en cuando tiene que hacer algo desagradable, eso "entra dentro del sueldo".
Tampoco soy partidaria de las palabras de salvaguarda y no lo soy por las mismas razones. Cuando mi Amo me ordena realizar algo doloroso o humillante o asqueroso es absurdo que me niegue con una palabra, porque sé que antes de llegar a ese extremo (extremo que por orgullo dilataré lo más posible) él ya se habrá dado cuenta de lo que ocurre y habrá detenido su acción. Qué clase de esclava sería yo y qué clase de relación mantendría si cuando no me gustara algo lo evitara con una palabra.
La esclava debe tener un solo límite y un solo derecho que es decir "basta, hasta aquí hemos llegado". Terminar con la relación puede hacerlo en cualquier momento y si su Amo no merece la confianza que ella ha depositado en él debe terminarla cuanto antes. Mientras tanto, es una esclava sin derechos, sin beneficios y sin otra cosa que lo que quiera darle su Amo.
P.D. Este comentario está dirigido a todos los Amos y esclavas que mantienen una relación duradera y consolidada. Nada de lo que digo vale para los principiantes que sí deben tener límites, palabras de salvaguarda y un millón de precauciones más.

9 Comments:

Blogger Tarha said...

Como bien dices perrita,limites,palabras de seguridad y demnas tienen mayor importancia y son tanto mas necesaria,cuanto mas reciente es la relacion,y pierden su relevancia a medida que esta avanza,simplemente por la mutua confianza.
Tarha.

02:28  
Blogger monah{Rk} said...

Totalmente de acuerdo contigo... leyendo este post me he acordado del principio de mi relación D/s... de cómo había cosas a las que me negaba, que no me gustaban, de la limitada libertad de la que gozaba... pero me faltaba algo y fuí yo misma la que Le pedí más... y pasé de sumisa a esclava, asumiendo todo lo que ello conlleva, por el simple hecho de que confío en Él... y nunca me he arrepentido de esa decisión ;)

Repito, totalmente de acuerdo con cada palabra :) un beso

07:43  
Blogger jade{LB} said...

Bueno pues aunque el comentario iba dirigido a Amos y esclavas, desde mi punto de vista de sumisa, aunque seguramente se deba a que solo llevo cinco mesecitos de relación, si creo que se deba usar al menos palabra de seguridad es caso de ser necesario, me da igual que sea por falta de confianza, o por falta de conocimiento mutuo... o aún habiéndolos la verdad.

Un beso

18:32  
Blogger skorbuto said...

Yo entiendo que las plabras de seguridad son una especie de seguro, de saber que, llegado el momento el/la esclav@ puede mostrar que algo se sale de su zona de seguridad, que necesita, cuanto menos, poder explicar sus temores.

Indudablemente, la confianza en su am@ deberia hacer prácticamente inútil ese seguro, sin embarog seguirá siendo bueno que esté ahí.

21:38  
Blogger MisterEddy said...

Aquí el tema central es la confianza (los símbolos, palabras, etc son anecdóticos). Al ver el grado de confianza y abandono que has logrado alcanzar hacia tu amo, me siento simplemente emocionado. Besos

20:43  
Blogger anitaK[SW] said...

Estoy como jade{lb} en algún sentido. Llevo muy poco tiempo como sumisa, pero aún así creo que he avanzado en algunas cosas. Si bien existe palabra de seguridad, jamás la he usado y no creo que llegue a usarla alguna vez. En cuanto al contrato... si hoy tuviera que firmar uno sería como el que me sugirió mi Amo, que simplemente dijera: "A partir de hoy soy sumisa de Sir Williams". Nada más... y nada menos. Entrega con completa confianza y sin límites, porque él ya conoce los míos y las aclaraciones están de más.
Felicitaciones por la valentía con que expones tus ideas y las sostienes.
Un cariño para tí y mis respetos a tu Amo.
anitaK[SW]

19:38  
Blogger morena sumisa said...

Me gusto leerte, yo desde mi lugar de sumisa tambien pienso que todo tiene que ver con la confianza, cuando hay confianza hay conocimiento, cada uno sabe lo que le gusta al otro y lo que no, felicitaciones por tu entrega!

besos.
morena.

22:27  
Blogger Sir Williams said...

Aunque no existe ningún "Manual del Amo Perfecto"(que yo sepa), creo que un Dominante debe saber cuando detenerse más allá de la palabra de seguridad. Debe basarse en su experiencia y en el conocimiento de su sumisa. Esto solo se consigue con el tiempo y la práctica. Claro, exceptuando el caso de una súbita enfermedad de la sumisa, caso en que es necesaria la safeword. Nadie es adivino.
Saludos, silvia{T} y a tu Señor

Sir Williams

02:30  
Blogger lilaNegra{AMANDA} said...

Silvia, totalmente de acuerdo contigo en todo lo escrito.
No me canso de poder ver mas claramente a traves de las letras tuyas y las del Sr. Tarha.
Gracias.
Dejo besos y abrazos para ambos.

01:32  

Publicar un comentario

<< Home