jueves, enero 10, 2008

El contrato


Hace unos días mi Amo inició un debate en nuestro foro acerca de la conveniencia o no de que entre el Amo y la esclava haya un contrato escrito que conduzca la relación.
En mi opinión, un contrato de esclavitud es casi imprescindible y, desde luego, un requisito previo al inicio de cualquier relación BDSM. Es cierto que tal contrato carece de todo valor legal pero, desde mi punto de vista, tiene un inmenso valor mental y, por supuesto, simbólico. En él se recogen los derechos y los deberes, tanto del Amo como de la esclava, las coordenadas que guiarán la relación y, sobre todo, la definición de lo que va a ser la esclava y de lo que va a ser el Amo, lo que ambos pretenden de esa relación y lo que cada uno de ellos espera del otro.
Hay algo, sin embargo, que no debería figurar en ningún contrato de esclavitud. Sé que mucha gente no estará de acuerdo conmigo, pero me parece un error que en dicho documento figure una relación de límites que la esclava impone como norma para su sumisión. Una esclava no puede tener límites porque si los tiene deja de ser esclava. Entiéndase bien que digo límites, no limitaciones. Una esclava puede estar limitada por vivir con su familia, por el trabajo o por alguna otra circunstancia de su vida personal pero eso no quiere decir que tenga derecho a imponer a su Amo una serie de límites a sus actividades. Otra cosa distinta es que ambas partes no deseen realizar ciertas actividades (mi Amo y yo no realizamos algunas porque a ninguno de los dos nos gustan) pero nunca como una imposición previa para iniciar la relación. Al fin y al cabo, toda esclava tiene una facultad que puede emplear si no le satisface la relación con su Amo o si no le satisface el comportamiento o las exigencias de éste: romper la relación.

4 Comments:

Blogger MrLobo said...

Hola silvia.
Estoy de acuerdo contigo en cuanto a lo de los límites. Una esclava no debe poner límites. Es responsabilidad de su Amo valorar hasta qué punto puede exigir determinadas actividades con su esclava. De esta forma la esclava puede ir poco a poco sobrepasando los límites, uno tras otro. Si en el contrato se establecen límites previos, es posible que se limite la relación en sí.
Un beso,
MasterLobo
http://www.myblog.es/masterlobo

12:24  
Blogger esclau txispi said...

Encuentro muy interesante este post. Ejemplar. Si no tienes inconveniente la próxima semana lo publicaré traducido en mi blog. Me gusta. Es encantadora tu posición respecto a los límites.

Un beso.

21:33  
Blogger perra silvia {T} said...

mrlobo, me alegro de que este de acuerdo conmigo. Gracias por leerme

esclau txispi, gracias por el halago, es un honor que lo pongas en tu blog

17:34  
Blogger esclau txispi said...

Gracias, silvia[T].
Mis respetos hacia tu Amo.

Un abrazo

07:50  

Publicar un comentario

<< Home