jueves, enero 04, 2007

Gracias


Gracias, Amo, por haberme aceptado como sumisa sin saber nada de mí, por admitir partir de cero, por enseñarme a ser mejor.
Gracias, Señor, por permitirme ser su esclava, por colmar mis deseos, por satisfacer mi sueño.
Gracias, mi Amo, por hablarme cada día, por seguir mi conversación, por perder el tiempo conmigo.
Gracias, también, por adiestrarme, por enseñarme a ser su esclava, por perdonar mi errores y mis fallos.
Gracias, Amo, por usarme como esclava, por acceder a que le sirva, por exigirme unas normas.
Gracias, Amo, por perdonar tantos fallos, por confiar tanto en mí, por dejarme ser como soy.
Gracias, Amo, por sus órdenes, por sus exigencias, por tratarme como a una esclava y al mismo tiempo como a una amiga.
Gracias, Señor, por castigarme, por instruirme, por hacer de mí esa perra que pretendo ser y a la que aspiro a compararme.
Gracias, Amo, por protegerme, por defenderme, por ejercer su autoridad para que otros no me perjudiquen.
Gracias, Amo, por su paciencia, por su tolerancia, por su experiencia, por haber evitado que me sienta fuera de lugar.
Gracias, Señor, por hacer que, aunque nada prospere o aunque sea incapaz de llegar más allá, jamás pueda olvidar los mejores momentos de mi vida, los más ilusionantes, los que me han hecho ser esa persona con la que siempre soñé.
Perdón, Amo, por mis faltas, por mis incumplimientos, por mis miedos, por mis dudas, por mis recelos, por mi rebeldía, por mis frases erróneas.
Perdón, mi Señor, porque aún me falta mucho para ser una buena esclava.

2 Comments:

Blogger El Señor de la Mansión said...

Desde luego, es un placer leerte, silvia{T}. Hoy tu post rivaliza en belleza con el de tu hermana elena{T}.
Un abrazo y mis saludos a tu señor.

12:02  
Blogger silvia {T} said...

Gracias señor

02:01  

Publicar un comentario

<< Home