lunes, noviembre 27, 2006

Sexo


Entre todas laas actividades que comporta la práctica de la relación entre un Amo y una sumisa o una esclava, el sexo es, sin ninguna duda, lo que la mayoría consideran más importante o, por lo menos, la que más se ejerce. Pero, ¿debería ser así? Sé que para un buen número de sumisas y para la gran mayoría de los Amos el solo hecho de poner en duda esta afirmación supone un auténtico disparate y un motivo de divergencia. Sin embargo, me gustaría preguntar a estas personas si consideran el sexo algo imprescindible en el BDSM o, por decirlo mejor, si creen que la práctica de sexo es la esencia de la D/s y que, por tanto, la relación BDSM es una relación sexual aderezada con otro tipo de prácticas. Si así fuera, debo confesar desde este mismo momento, que no estoy en absoluto de acuerdo.
Recuerdo que en una ocasión, hablando con un Amo al que conocí a través de un chat, le pregunté qué sería lo que pasaría si, como sumisa, pusiese como límite no tener relaciones sexuales. Su respuesta fue contundente: "No encontrarías a un solo Amo que quisiera aceptarte como sumisa".
Pero resulta que mi pretensión y mi deseo no es ser una esclava sexual, sino ejercer un estilo de vida, vivir mi sumisión o mi esclavitud sirviendo a un Amo, en el que no niego que juegue un papel el sexo pero en ningún caso con un Amo que lo que desea de mí es tener sexo fácil y, además, gratis.
Hasta hace poco he pensado que la mejor situación sería aquella en la que el Amo y la esclava fueran también amantes pero después de la experiencia que he adquirido durante estos últimos meses, ya no estoy tan segura. ¿Qué clase de amantes o de enamorados serían aquellos en los que la relación sexual fuera forzada, impuesta por una de las partes que, además, puede negar todo placer a su compañera? Una esclava no tiene derecho a exigir amor pero una mujer sí y me parece que compaginaría mal una situación con la otra.
Se me ha dicho a este respecto que esto sólo sucedería durante las sesiones o los momentos de juego y que el resto de su convivencia sería normal, pero es que yo creo que el papel de esclava no sólo se realiza durante las sesiones, sino que la esclava lo es durante las veinticuatro horas del día, aunque su relación con el Amo no dure tanto. Vuelvo a decir que la relación D/s no es un juego en mi opinión, sino un estilo de vida.
Con todo esto, no quiero decir que rechace toda posibilidad de sexo en una relacion D/s ni que no haya esclavas que no estén deseosas de mantener ese tipo de relación; lo que pienso es que el sexo no debe ser ni mucho menos la actividad principal, sino una más a unirse a la flagelación, la humillación, la exhibición, el control, el castigo, el bondage y todas aquellas que conforman el BDSM. Que la verdadera situación es aquella en la que una esclava es una esclava a la que a veces le apetece tener relaciones sexuales con su Amo pero que en otras ocasiones tendrá que tenerla sin apetecerle y por obligación lo cual no deja de ser un disparate.

6 Comments:

Blogger María Lasciva said...

Me ha gustado esta reflexión que haces, Silvia, hace poco que estoy investigando, o quizá curioseando, las relaciones D/s, sabía algo de ellas pero cuando empecé a leer fue en los blogs (unos de los primeros fueron el de Elena y el de Selene), y de ahí amplié un poquito más por otros sitios. Es algo que a veces me preguntaba, porque da la impresión de que el sexo es algo esencial en ese tipo de relaciones cuando, pensándolo bien, no debería ser más que otra faceta de las que integran la D/s, de hecho parece que todo en esas relaciones gira en torno al sexo, aunque se trate de un tipo de sexo distinto al convencional en cuanto a que el látigo, las esposas, las cuerdas, las órdenes también están presentes, pero al parecer siempre enfocados hacia el sexo.

Lo que no termino de comprender es cómo se mantienen esas relaciones D/s en la distancia, de hecho no termino ni siquiera de comprender cómo se puede mantener cualquier tipo de relación personal en la distancia sin conocer previa y personalmente a la otra parte.

El otro día medio en broma le dije a mi marido que nos podríamos buscar un esclavo a tiempo completo, pero el dijo que mejor una esclava, y ahí nos quedamos, con que él quiere una y yo quiero uno, pero no nos ponemos de acuerdo :)
***besitos lascivos***

17:32  
Blogger Su princesa{AJ} said...

Hola silvia{T}... es un poco mas complicado de lo que parece, y como todo lo demas... depende de lo que desee el Amo en cuestión.

En mi opinión, el sexo en el BDSM es una faceta mas, ni mas ni menos importante que las demás, pero necesaria... a mi me hace feliz por el vinculo que creo con mi AMO.

Un Amo posee el cuerpo de su sumisa, y decide si quiere obtener placer o dolor de ese cuerpo que le ofrece.
Puede no querer usarte nunca, pero no creo que una esclava pueda no ofrecerse para ser usada.

Por cierto, felicidades por el Blog, te esta quedando muy bien y los enlaces son muy buenos.

13:06  
Blogger silvia {T} said...

Gracias maria lascivia por tu comentario que comparto en gran parte. creo que el sexo solo es una parte de esta relacion aunque la tuya es otra cosa. Te felicito por ello

su zorra por supuesto tienes razon, todo depende de la afinididad o intimidad entre las dos partes. gracias por tus elogiso pero tengo unamaestra en quien fijarme. Beos a las dos

18:43  
Blogger El Señor de la Mansión said...

Muy interesante el post, que revela un aspecto pocas veces tratados del tema - a mi entender - con pleno acierto.

En efecto, desde mi punto de vista no es el sexo la piedra angular de la relación, aunque sí pienso que la tensión entre placer y dolor, (en la que tanto tiene que decir el sexo) sí es uno de os pilares de la relación, tanto como el binomio humillación-reconocimiento, por dar otro ejemplo.
Pero coincido en que circunscribir al plano sexual la relación D/s es una simplificación fácil, aunque errónea.
Me han gustado las reflexiones tanto tuyas como de tus comentaristas. Felicidades por el post.
Saluda a tu Señor de Mi parte.

11:59  
Blogger S.Gaurav said...

Buenas tardes silvia{T}:

Mi reflexión al respecto y por mi experiencia es que el sexo en BDSM ha ido conformándose como un complemento más y no prioritario, siendo lo que verdaderamente me llena el sentimiento de poder, de someter, de guiar, de conducir a nuevos límites a la sumisa, a conseguir que los supere, en definitiva de suscitarle su deseo de entregase con los colores que yo crea oportuno.

Es posible que algunos-as no estén de acuerdo al afirmar que difícilmente haré el amor (como así se entiende generalmente) a mi sumisa, y que ésta será siempre usada como convenga, como objeto sexual, en el momento y en la forma que deseé, disfrutando a veces más de no usarla o hacerlo limitademente para observar su celo que de permitirle tal placer siempre que me acerco a ella en ese terreno.

Hay relaciones entre Dominantes y sumisas básicamente sexuales, pero bajo mi punto de vista..se pierden muchas otras facetas como ocurre con los que se recrean únicamente con el magnífico mundo del Bondage. Dudosamente llegue a nacer un marcado estilo de vida, sólo pequeñas parcelas de algo mucho más grande.

Nos leemos y os invitamos a pasearos por La Tempestad:


http://latempestaddestygius.blogspot.com


Saludos.

S.Gaurav

21:23  
Blogger silvia {T} said...

Gracias Señor de la mansion y gracias S.gaurav por sus comentarios. Estoy plenamente de acuerdo con ellos y me hace feliz que hayan expresado lo que siento mucho mejor deque lo que lo ha hecho esta sumisa

22:54  

Publicar un comentario

<< Home