domingo, agosto 20, 2006

Ya es mi propietario


Lleva su mano hasta mi cabeza e introduce los dedos entre el cabello, como si quisiera darme un masaje o comprobar la textura del pelo. Sé que no puedo mirarle directamente a los ojos, que debo mantener la mirada en el suelo y por eso me es imposible observar sus movimientos. El que hace deslizando los dedos por mi mejilla y un poco después por los labios; el que conduce su mano por mis hombros y por mis pechos, hasta hacerlos temblar con el roce; después, recorre mi vientre desnudo e insinúa los dedos entre mis muslos pero durante tan poco tiempo que apenas dura un instante. Luego, se retira y mientras lo hace me ordena que me ponga de rodillas. Sé lo que está a punto de suceder, algo tan importante para mí que no puedo evitar que un escalofrío recorra mi cuerpo desde la cabeza a los pies, que un nerviosismo cada vez más intenso me atenace, pero que una inmensa felicidad se apodere de mí, inundando todo mi ser.
Un momento después, regresa con el collar en sus manos, se sitúa frente a mí y, tras unas breves palabras, me lo coloca alrededor del cuello. Cuando termina, lo cierra con una llave que lleva en la mano y que vuelve a guardar en su bolsillo.
Y yo, que tanto he suplicado por ese collar, acepto su ofrecimiento y me convierto en su sumisa, totalmente consciente de la responsabilidad que asumo, del grado de sometimiento que voluntariamente acepto y, sobre todo, de que a partir de ahora, podrá disponer de mis actos y de mí misma en cualquier momento y a su entera voluntad, porque me acabo de convertir en un ser de su absoluta propiedad

3 Comments:

Blogger esclava elena said...

felicidades silvia, se cuanto lo deseabas, y cuanto significa para ti poder llevar ese collar a donde quiera que vayas. Mil besos niña linda.

06:03  
Blogger silvia {T} said...

Muchas gracias elena por tu felicitación. De nadie me hubiera alegrado recibirla tanto como de ti.
Besos

01:36  
Blogger Sayuri said...

Hermoso momento que has descrito cargado de intensidad y sentimientos, es un momento trascendental e inolvidable recibir el collar...Un beso enorme.

11:27  

Publicar un comentario

<< Home